ADN Carmelita

Nuestra identidad

Nuestra familia tiene un código genético que nos da identidad, un programa base que nos permitirá desarrollar la vida carmelita. Los documentos de la Orden llaman a este “gen” de vida, “contemplación“.

La contemplación es entendida como un proceso de transformación y está constituida por tres elementos: oración, fraternidad y servicio en medio del pueblo.

Si por alguna razón manipulamos genéticamente esta “gen de la vida”, prescindiendo de alguno de sus elementos, nos veremos enfrentados con el riesgo de sufrir en el futuro “mal-formaciones” que ponen en riesgo la vida misma.

LEER MÁS

Mi alma se ha empleado / y todo mi caudal en su servicio; / ya no guardo ganado, / ni tengo otro oficio, / que ya sólo en amar es mi ejercicio.
San Juan de la Cruz
Mi alma se ha empleado / y todo mi caudal en su servicio; / ya no guardo ganado, / ni tengo otro oficio, / que ya sólo en amar es mi ejercicio.
San Juan de la Cruz

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies