Contemplación

Comunión con Dios

La contemplación constituye el viaje interior del carmelita que proviene de la libre iniciativa de Dios.

Es una experiencia transformante del amor de Dios que sobrepasa.

Es el fundamento principal del carisma, junto a la oración, la fraternidad y el servicio, que dinámicamente los unifica a todos.

La propuesta de comunión con Dios y los hermanos para vivir en “obsequio de Jesucristo” (Regla 2) es el fruto principal de la vida del Carmelo, plasmada no solamente en la Regla y otros documentos de la Orden, sino sobre todo escrita en el corazón de personas que, a través de luces y sombras, nos han legado una preciosa herencia.

LEER MÁS

Quedéme y olvidéme, / el rostro recliné sobre el Amado, / cesó todo, y dejéme, / dejando mi cuidado / entre las azucenas olvidado.
San Juan de la Cruz
Quedéme y olvidéme, / el rostro recliné sobre el Amado, / cesó todo, y dejéme, / dejando mi cuidado / entre las azucenas olvidado.
San Juan de la Cruz

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies